Cuando estás estudiando necesitas de vez en cuando un pequeño empujoncito que te levante del sofá y te arrastre hasta tus obligaciones. Es el momento de activar las razones por las que te metiste en este jaleo personal.

Y es un jaleo, porque te fuerzas a hacer cosas que no te apetecen hacer.

 

Quizás ahora estés descansando pero imagínate, miras tu agenda, tu planificador GoKoan y lees que tienes que estudiar el tema 10. Tu cerebro enseguida piensa: “Un poco más. Veo esto y me pongo”. En ese momento… algo te está frenando a ponerte. Y es complicado, muy complicado a veces, destrozar el freno de emergencia del cerebro y ponerlo en marcha.

 

Primero recuerda alguna de las razones por las que te metiste en este jaleo (de nuevo uso la palabra, jaleo) y cuando tengas esa razón o razones….cuenta, 5,4,3,2,1…y despega como un cohete. Sin pensar en nada más que en llegar a 0..y volar, disparar, saltar, salir escopetado..levantarte..

 

Te ayudamos a pensar en alguna de esas razones para ponerte a estudiar ahora mismo.

 

1. Porque quieres una plaza para ti

 

2. Porque algún día querrás estudiar y no podrás hacerlo.

Créeme, existen muchas posibilidades de que llegue un día que quieras estudiar y tus compromisos te lo impidan. Si ahora tienes tiempo de estudiar, ¡hazlo! Hay muchas personas que ahora mismo están trabajando o haciendo otras cosas y desearían poder ponerse a estudiar. Si tú puedes hacerlo, hazlo ya mismo.

 

3. Porque nunca vas a tener unas ganas terribles de estudiar.

Te gusta aprender, te gusta leer, comprender, leer leyes y te entretienes, pero te aseguro que unas ganas terribles de estudiar durante varias horas, no la tendrás, ni tú ni casi nadie. Así que estudia porque como esperes a tener unas ganas locas, nunca lo vas a hacer.

 

 

4. Porque ahora hay personas que están estudiando y van a adelantarte.

Piensa que ahora mismo, en este mismo momento, hay gente estudiando tu oposición, no dejes que te adelanten.

5. Porque estudiando vas a llegar al lugar donde quieres estar.

Estudiar es una inversión a largo plazo, en dinero, en tiempo, pero esa inversión se supone que te va a llevar al lugar donde quieres estar. El camino es largo… haz que sea efectivo y eficiente.

 

6. Porque tienes que superar la pereza.

No dejes matar el impulso que te ha hecho ponerte a estudiar. Cuenta hacia atrás, 5,4,3,2,1…y ponte. No pienses más.

 

7. Porque te comprometiste contigo mismo a hacerlo.

No te falles a ti mismo. Es peor. Piensa que vas a estar muy mal si no consigues ejecutar tu propia agenda. Al revés, si consigues ejecutar tu propia agenda, el impulso que ganarás será más grande del que te imaginas.

 

8. Porque levantarse cada día con un objetivo por cumplir es una gran motivación.

Las personas necesitamos un motivo que nos inspire, un objetivo lo suficientemente poderoso que nos obligue a hacer grandes cosas. Sigue con tu vida, disfrútala, la oposición no es un callo que te molesta, es la alternativa que tienes en mente para conducir tu vida hacia metas que te has planteado, y eso será motor para continuar motivado día a día.

9. Por la satisfacción que sientes cuando terminas los temas que tenías que estudiar.

Realizar una tarea y tacharla de tu lista de “hacer cosas” es una de las cosas más satisfactorias. Si tienes en tu planificación estudiar el tema 24, un artículo, una ley, repasar el tema que estudiaste ayer, etc. sentirás una gran satisfacción cuando lo termines y lo taches. Eres grande. Date un capricho si lo consigues.

10. Porque vas a aprender muchísimas cosas.

 Es increíble lo mucho que profundizas y aprendes estudiando. Intenta disfrutar de los conocimientos que estás adquiriendo. Dale un sentido a lo que estudias. Estás creciendo en conocimientos. Eso es bueno.

11. Porque nadie te regalará la plaza.

No vale con asistir a la Academia, y escuchar las clases. Escuchar las clases, ir a la academia debe cobrar un sentido. Solo vas para comprender las cosas, pero nadie, el preparador, los compañeros va a estudiar por ti. Nuestra plataforma de estudio GoKoan te lo pone muy fácil. Solo te tienes que sentarte, hacerle caso en lo que te pide que hagas.

 

12.Porque quieres tener un trabajo mejor, un horario mejor, unas condiciones mejores…

Todas esas motivaciones que te impulsaron a matricularte en una academia, se van perdiendo a medida que te vas adentrando en el camino. No te preocupes, le pasa a todo el mundo. No eres una especie rara en el mundo. Solo te va a diferenciar de otros..el momento de superar la pereza de ponerte día a día. Cuenta hacia atrás..5, 4, 3, 2, 1…y persigue el objetivo que te impulsó apuntarte a la academia.

 

13. Porque si no estudias, te sentirás fatal por no hacer lo que sabes que tienes que hacer.

No te hagas daño. Es impropio hacerse daño uno a así mismo. Evita por todos los medios esa sensación y ponte ahora mismo.

 

14. Porque estudiar y ver que avanzas y te sabes cosas que antes no te sabías, aumenta tu autoestima y tu satisfacción personal.

Hay muchos días malos, pues claro. Como a todos nos pasa. Hay días que no sientes absolutamente nada. 5, 4, 3, 2, 1… y siéntate delante de nuestra plataforma de estudio. Te va a decir lo que tienes que estudiar. Ponte en marcha, y en menos de los que escuchas cantar un pájaro, o pasar un avión, o ladrar un perro…ya estás en marcha y nadie te puede parar.

Aprovecha esos días buenos en los que compruebas que has avanzado un montón y que hay cosas que jamás hubieras creído que ibas a entender o memorizar. Estudia con nuestro método Gokoan y verás cómo también te pasa.

 

15. Porque vas a ejercitar nuevas capacidades.

Dale gimnasio a tu cerebro. Nuestro método Gokoan te va a ir llevando a memorizar cosas que ni te enterarás que lo estás haciendo. Lee, lee, y vuelve a leer todo aquello que la plataforma Gokoan te muestra a medida que vas avanzando. Llega un momento como en el gimnasio..que subes 20 kgs un día y no sabes a veces ni cómo lo has conseguido.

16. Por el placer de estudiar.

En sí mismo, estudiar puede resultar un pequeño placer, igual no conectas con la idea, pero te aseguro que a muchas personas sentarse en su escritorio a estudiar les encanta, si tú no eres una de ellas, te animo a que busques ese pequeño placer. Intenta ver ese momento como un momento para ti. El momento en que escucho un nuevo disco en Spoti, el momento en que dejo el mundo exterior y me refugio conmigo mismo..dale al momento del estudio, un placer.

 

17. Porque merece la pena el esfuerzo.

Merece la pena, claro que sí. Estudiar puede salvarte. Puede inspirarte, abrirte otro mundo, vamos, que el esfuerzo merece la pena.

 

18. Porque te lo digo yo y punto.

Para cumplir nuestras metas tenemos que convertirnos en nuestros propios padres, y cuando somos rebeldes, ordenarnos a nosotros mismos hacer lo que tenemos que hacer. Lo interesante de ser adulto es que cuando cumples 18 años nadie te dice que ahora vas a tener que ser tu propio padre. Y “por tu propio padre” quiero decir que es vuestro trabajo obligaros a hacer lo que no queréis hacer. Para poder ser todo lo que se supone que tenéis que ser. Y estás tan condenadamente ocupados esperando a sentir que es el momento adecuado, ¡Y nunca lo vais a sentir! A un niño nunca le apetece dejar de jugar con la Playstation ¡Ese es el trabajo de un padre o madre! ¡Deja de jugar con la Play y ponte a estudiar! Deja la play y ponte a recoger tu habitación! Los padres le hacen hacer cosas a los hijos que nunca apetece hacer. Porque si no obligan, nunca lo harán. Nunca. ¡Ni ahora, ni después..Nunca! Así, que si tú no te lo mandas, nadie lo va a hacer por ti, pues ya no eres un niño. Nadie.