Un estudio sobre el envejecimiento de las plantillas en la Administración General del Estado 2021 y proyección futura a 2031 del Ministerio de Administraciones públicas nos informa del posible impacto futuro que tendrán las jubilaciones y las posibles bajas derivadas del envejecimiento del personal.

Con el presente estudio se pretende, de una parte, ofrecer una visión lo más amplia posible sobre la distribución de los efectivos en la Administración General del Estado (AGE) en función de su edad, con la finalidad última de analizar el posible impacto futuro que tendrán las jubilaciones y las posibles bajas derivadas del envejecimiento del personal. Y, de otra, facilitar a los responsables de las políticas públicas en materia de recursos humanos, la toma de decisiones con la adecuada anticipación y el suficiente conocimiento.

La misión del informe es únicamente exponer la situación con la mayor riqueza posible y realizar proyecciones que permitan dar una idea aproximada de su posible comportamiento futuro. Es necesario disponer de una visión integral, estructural y estratégica para abordar la transformación generacional del personal. Por ello, el estudio abarca al personal funcionario y laboral, con objeto de disponer de una mayor granularidad de distribución de edad que facilite la toma de decisiones en función a la naturaleza del envejecimiento de los empleados públicos de acuerdo con el régimen jurídico que les vincula con la Administración. En algunos aspectos reseñables, a lo largo del texto, se compararán datos de 2021 con los de 2020 para facilitar el estudio de la evolución.

 

Según este informe el 46% de los empleados públicos españoles tienen 55 años o más, porcentaje sólo superado por Italia y muy por encima de la media de los países de la OCDE (un 26%). También resalta el considerable aumento de este porcentaje desde el 2015 en algunos países, especialmente en España, que lo incrementó en un 11% frente a la media de un 1% de aumento para el conjunto de los países de la OCDE.

 

El siguiente gráfico muestra los porcentajes de mayores de 50 años para varios colectivos en España según la EPA.

El Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas (BEPSAP) clasifica a los 2.710.405 efectivos al servicio de las Administraciones Públicas del siguiente modo:

 

 

Ahora bien el presente informe se focaliza en el estudio de un ámbito poblacional, en el que no se considera a:

  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Fuerzas Armadas
  • Administración de Justicia
  • Administración de Comunidades Autónomas (incluida Universidades)
  • Sector Público de la Administración Local (Ayuntamientos, Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares)

El siguiente cuadro muestra la evolución de la edad media de los trabajadores desde 2013 hasta la actualidad.

Como puede observarse, a enero de 2021 la edad media de los empleados públicos en la AGE (193.281 efectivos) era de 51,53 años. Es el primer año en que se consigue reducir este valor respecto al año anterior, si bien es la evolución esperada, si se observa que esa era la tendencia desde 2019, año a partir del cual el aumento fue cada vez menos acusado respecto al año anterior. Siguen apreciándose diferencias significativas según la tipología de personal analizado, con más de 10 años de diferencia según el colectivo considerado. El siguiente gráfico muestra estas diferencias:

El personal de mayor edad corresponde con el personal laboral fijo, con 53.88 de edad media. En contrapartida, los más jóvenes son el personal laboral temporal, con una media de 40,45 años. La media de edad del personal funcionario de carrera es de 51,98 años. El personal funcionario interino es considerablemente más joven, 45,54 años.

 

Distribución por tramos de edad de los empleados públicos de la AGE

 

Queda patente el acusado envejecimiento de los efectivos en la Administración General del Estado, subgrupo de asalariados del sector público, respecto a otros colectivos evaluados anteriormente en la EPA. Así, el porcentaje de mayores de 50 años para este subgrupo es del 65,54%, más del doble al de asalariados por edad en España según EPA (30,3%), y un 20% superior a cualquiera de los otros colectivos considerados

 

Si comparamos el porcentaje de mayores de 50 para la AGE respecto a los datos del año anterior (enero 2020), la situación mejora ligeramente, del 66,15% al 65,54% actual. Esto es gracias a la ligera disminución en el porcentaje de mayores de 50 del personal funcionario de los grupos A1 y A2, del personal laboral fijo y de “otros” respecto al año anterior. En el caso de personal funcionario del grupo C1 y C2 y personal laboral temporal ese porcentaje, sin embargo, aumenta ligeramente. En los siguientes cuadros pueden apreciarse los porcentajes de mayores de 50 a fecha enero 2021 considerando la tipología del personal. Al igual que el año anterior, se aprecian diferencias significativas según la misma:

 

 

 

 

COMPARATIVA BAJAS CON NUEVOS INGRESOS DURANTE EL PERIODO 2014-2020

 

De cara a evaluar las variaciones en la plantilla que condicionan los datos de edad, así como para realizar una estimación del comportamiento futuro, se realiza a continuación una comparativa entre bajas y nuevos ingresos durante el periodo 2014-2020 para los dos grandes colectivos de la Administración General del Estado (AGE): personal funcionario de carrera y personal laboral fijo. Estos colectivos conforman el grueso de los efectivos AGE más afectados por el envejecimiento. En el periodo 2014-2020 se han perdido 53.013 efectivos y se han incorporado 22.397, de los cuales 19.036 (el 84,99%) lo ha hecho entre 2017, 2018, 2019 y 2020. Esto supone que las nuevas incorporaciones siguen sin cubrir las bajas producidas y, como consecuencia, las medias de edad de los efectivos no descienden significativamente, al no incorporarse de forma masiva personal más joven. El siguiente gráfico muestra las bajas/altas acumuladas durante esos 7 años, para personal funcionario de carrera, laboral fijo y para ambos en conjunto.

 

 

A continuación se muestra, desglosado por años, la evolución de las bajas/altas producidas en ese periodo para este mismo colectivo:

 

 

La disminución en las incorporaciones se debió fundamentalmente a la situación de retraso en los procesos selectivos propiciados por la emergencia sanitaria causada por la COVID-19, que no permitió la incorpación del personal estipulado en las Ofertas de Empleo Público de 2020. El aumento en bajas se debió fundamentalmente a las jubilaciones anticipadas/voluntarias, que supusieron el 78% de ese aumento.

 

Los dos siguientes cuadros muestran la evolución de las bajas/altas producidas de 2014 a 2020, pero diferenciando al personal funcionario de carrera del laboral fijo:

 

 

 

 

LAS PROYECCIONES DE TENDENCIA A 2031

 

A tenor de la evolución de las altas y bajas en la Administración General del Estado (AGE) para personal funcionario de carrera y laboral fijo, las proyecciones de tendencia a diez años reflejan una pérdida masiva de efectivos, con el 59,64%de la plantilla actual jubilada (99.772 efectivos). Por el contrario, permanecerán en activo 67.506 (40,36%), 57.076 efectivos de personal funcionario de carrera y 10.430 de personal laboral. Se prevé que en 2031 todos los empleados y empleadas públicas que a enero de 2021 tenían 60 o más años de edad estarán jubilados. Para los efectivos con edades entre los 50 y 59 años en esa fecha, que irán envejeciendo paulatinamente, se ha estimado su jubilación teniendo en cuenta las edades medias de baja por colectivos. No se han tenido en cuenta las incorporaciones procedentes de futuras Ofertas de Empleo Público, ni otras modalidades de incorporación de efectivos, para no desvirtuar el impacto del envejecimiento.

 

 

 

Si se evalúa por tipología de personal, en el caso de personal funcionario de carrera se jubilarán 78.271 efectivos (un 57,83% del total de personal funcionario de carrera), y en el caso de personal laboral fijo 21.501 efectivos (un 67,34% del total de este personal laboral). En el personal funcionario de carrera hay una tendencia claramente diferenciada entre los distintos subgrupos, como puede apreciarse en los siguientes gráficos:

 

 

Los colectivos que se verán más influenciados, con una estimación de que más del 60% de su plantilla actual causará baja en 10 años, son los subgrupos C2, C1 y E: subgrupo C1, con 33.459 bajas que corresponden al 63,17% de su plantilla actual; subgrupo C2, el que tiene un mayor porcentaje, con un 74,89% y 21.741 bajas y el subgrupo E, que tiende a desaparecer, con 97 bajas estimadas que suponen el 88,18% del total. Para los subgrupos superiores se estiman porcentajes de baja inferiores al 50%: el A2, con 13.988 bajas y un 49,92 %; y el A1, con 8.986 que corresponden a un 35,63%.